Compartir
Publicidad

Michelle Jenner: su manifiesto con la perfección que se nos exige a la mujer hace estallar las RRSS

Michelle Jenner: su manifiesto con la perfección que se nos exige a la mujer hace estallar las RRSS
Guardar
36 Comentarios
Publicidad
Publicidad

“Mujer. Imperfecta”, así comenzaba el alegato con el que Michelle Jenner revolucionó Instagram hace tan solo unos días. ¿Por qué nosotras, las mujeres, tenemos que maquillarnos, depilarnos, vestirnos de tal o cual manera, para ser aceptadas?, ¿por qué ellos no necesitan de tantos miramientos? Y lo peor de todo: ¿por qué tras todos estos trámites por los que pasamos a diario, continuamos rompiendo una lanza a favor de la belleza real?

"Mujer. Imperfecta.

Toca hacer fotos.. ¡Hay que prepararse! Depílate. Eres imperfecta. Todos esos pelos no deberían estar allí. En la cabeza sí, nunca tendrás suficiente (menos @nurigago 😍)

Hoy tocan fotos. Tu compañero está listo en dos minutos. Él es un hombre, no necesita todo eso, es guapo tal y como es. ¿Tú? Puede que en hora y media estés presentable. Ya sabes, eres mujer, imperfecta. Tapa la ojera, unifica la piel, oculta ese vergonzoso grano, ¡ay esa arruga!, pinta la ceja, pon más pestañas en las pestañas, rízalas con un instrumento de tortura, más eye-liner para marcar el ojo, colorete, boca perfecta, iluminador en las zonas estratégicas, rimmel como si no hubiera un mañana. El pelo, tan lacio y tan sin gracia.. Más volumen, más bucles, más extensiones, más más. Ahora sí, ya te ves un poco mejor. Porque lo necesitas, porque lo quieres. Porque te sientes imperfecta.

La ropa. ¡Qué pecho tan pequeño! ¿Eso es celulitis? Algo que sea sexy, femenino, sofisticado, y por supuesto lo más incómodo posible. No importa si hace frío. Y tacón, que eres bajita y hay que estilizar. Da igual si estás a punto de caerte o te sangran los pies. Eres mujer, imperfecta. Ahora sonríe, natural. Ahora mira esa revista: "Nos gustan las mujeres reales", pero esa no, que tiene celulitis y es horrible. Aquella tampoco, ¡has visto qué dedos de los pies!, y esa de ahí tiene el culo un poco caído. Cómo puede ser que no le dé vergüenza salir así. Pero, eh, nos gustan las mujeres reales. Quiérete tal y como eres. Pero no tengas ojeras, ni arrugas, ni pelos donde no toca, ni grasa, ni tetas pequeñas, ni muchos años (si los tienes que no lo parezca), ni un culo muy grande ni muy pequeño, ni uñas mordidas, ni, ya puestos, demasiadas ideas. Pero quiérete.

Y mañana trabajas y te levantarás hora y media antes por voluntad propia porque tienes que depilarte, maquillarte, peinarte, vestirte. Porque así te ves bien, y guapa, y femenina. Porque tú lo quieres. Porque si no lo haces te sientes desnuda, rara, fea, mal. Porque así te sentirás un rato como se supone que deberías ser. Porque no sabes ni por qué ni cómo pero lo llevas grabado hasta el tuétano.

Porque eres mujer. Imperfecta"

Con este texto la actriz española dejó muy clara su postura ante la cosificación de la mujer y el tratamiento de la misma sujeta a más restricciones que sus compañeros del sexo opuesto. No ya sólo en el ámbito de las revistas, el modelaje o la interpretación, sino en la vida diaria, en nuestro entorno, nuestra rutina.

Presión, presión y más presión. Viste mona, correcta, pero sencilla, sin estridencias. Vete maquillada, pero sin excesos, que no se note demasiado pero tape las imperfecciones. Apúntate al gimnasio, necesitarás tener un cuerpo 10. Come sano, vigila que tu dieta sea equilibrada, duerme ocho horas diarias, bebe mucha agua, y echa un vistazo a los superalimentos que tan de moda están. Y tras 20 años, ¿qué quedará de todo esto?

La belleza tal y como la conocemos es algo accesorio, un plus que está ahí pero que acaba desvaneciéndose con el tiempo. No todo se soluciona a golpe de brochazo y colorete y el atractivo es algo a cultivar más allá de estas pautas marcadas por la sociedad. Leer, aprender, superarnos, eso también es belleza.

Quizá deberíamos acortar tiempos queriéndonos tal y como somos, aceptándonos sin ese rimmel de más, sin esos 20 minutos con las planchas en la mano alisando los mechones más rebeldes o sin esos dilemas frente al armario intentando responder al qué me pongo de turno.

Aceptémonos más. Querámonos un poquito más, un poquito mejor.

Fotos | @michellejoyjenner
En Trendencias | Los siete niveles del Feminismo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos