Síguenos

Prada

¡No sin mi bolso!

Esta es la historia de Pepe, enamorado de Juana. Hasta los huesos (Pepe es muy pasional). Pero Juana pasa de Pepe. Él, lejos de rendirse, decide vivir otra vida, recrearse en su cabeza que Juana sí le hace caso. Juana le quiere. “Juana me envía rosas” le dice Pepe a sus amigos. “Juana me quiere” se repite Pepe. Claro que sus amigos hablan con Juana, ella les dice que no le ha enviado nada y que el propio Pepe es quien se ha autoregalado las rosas y tales cumplidos. El pobre Pepe es blogger y Juana es la marca que admira desde pequeño al pasar las páginas de la revista de turno con más anuncios que palabras. Pepe el blogger se autoregala los bolsos y ahora mismo es la comidilla de las marcas y las relaciones públicas de estas que se van cansando de los bloggers poco a poco.

Que no lo digo yo, que la piedra más reciente la lanzó Tina Craig, fundadora de Snob Global Media, en su Twitter a finales de enero pero ahora la web Fashionista la recogió y el revuelo ha comenzado de nuevo en torno a ciertas prácticas de los bloggers de moda.






En tales tuits, Tina Craig abría una vez más la caja de Pandora, caja que cualquier relaciones públicas de alguna prestigiosa firma podría convertir en una jornada de puertas abiertas al mundo de las anécdotas más curiosas sobre las prácticas de algunos bloggers de moda a la hora de pedirles ropa. Por profesionalidad, educación y respeto no lo hacen, como es obvio.

Ahora, que de pedir cosas prestadas (o sin prestar) a las marcas a comprarte un bolso y hacerlo parecer un regalo de una marca hay un largo camino que mi lógica no logra entender.

Los ejemplos que cita la web Fashionista son muy buenos, en especial este:

Un ejecutivo de marketing de una marca cuenta cómo una blogger muy popular (de la cual no dice su nombre pero sí que su blog tiene uno de estos títulos de food-lifestyle-fashion) entró en una tienda del West Village (una de las zonas de lujo de Manhattan, Nueva York) famosa por sus bolsos de mano. Ella quería conseguir un bolso gratis pero el responsable le dijo que no podía dárselo, entonces lo compró. Al salir de la tienda, esta blogger agradeció el “regalo” a la marca por Twitter, Instragram y Tumblr.

Hablemos o no de alguna ensalada rubia, un gran número de bloggers buscan transmitir que son mimados por las mejores marcas del mercado, convirtiéndose así en estrellas para un tipo de público que los ve como tal (otro problema, el receptor, no solo el emisor). Se trata de aparentar lo que no son, de vestir de las marcas más exclusivas y populares del mercado aunque sea de tu bolsillo y para ello haya que pagar un precio que a veces implique grandes esfuerzos peligrosos para cualquier cuenta corriente.

Si la marca Juana le regala a Pepe un bolso súper caro es que Pepe está en otro nivel, es una estrella a la que las marcas buscan asociarse y encima Pepe lo comparte por todas sus redes sociales de una manera cercana, enseñándonos con humildad a los pobres mortales cómo la marca Juana le cuida tanto. ¡Qué majo es Pepe, voy a escribirle un comentario que va guapísimo con esos 15 centímetros! XOXO!

Algún día los bloggers de la apariencia entenderán que ese estado VIP que tanto desean conquistar solo se logra a base de buen trabajo, mucha suerte, contactos y encontrarse en el momento adecuado, entre otras variables, nunca jugando a ser lo que no son porque esto les durará un telediario. Mientras, muchos se ríen de tales anécdotas comiendo una rica ensalada baja en calorías.

Vía | Fashionista
En Trendencias | John Galliano gana el primer asalto a Dior en el juicio por su supuesto despido improcedente
En Trendencias | Mango retirará las camisetas de la polémica

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios