Compartir
Publicidad

Así es la hermosa (y difícil) tarea de crear la fórmula de belleza perfecta

Así es la hermosa (y difícil) tarea de crear la fórmula de belleza perfecta
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Desde los tiempos del médico griego Galeno, padre de la actual farmacia galénica, el proceso de creación de un tratamiento para la piel no deja nada al azar. Las cremas, serums, limpiadores y demás productos de cuidado de marcas de confianza que podemos encontrar en el mercado, han sido objeto de un exhaustivo análisis y un proceso de formulación muy complejo.

El mundo farmacéutico ha evolucionado y, además de encontrar productos adecuados para problemas cutáneos, también podemos descubrir un universo sensorial muy placentero como en las perfumerías más exclusivas. El mimo, el rigor y la artesanía con la que se creaban los tratamientos antaño aún siguen vigentes gracias a laboratorios que basan sus estudios en la galénica.

La alquimia de farmacia que consigue crear recetas únicas de belleza

La unión entre la salud y la belleza es una realidad en los laboratorios de cosmética, siendo la farmacia galénica una extraordinaria fuente de creación cuando hablamos de fórmulas magistrales. Pero, ¿cuáles son los pasos anteriores a tener el tratamiento perfecto ya envasado? No es una tarea nada fácil, pero cuenta con una belleza emocional y de formulación excepcional, tratando cada principio activo con respeto y ofreciéndole una preparación y combinación única adaptada a él.

Galenic3

Las etapas de la creación de una fórmula de belleza quedarían resumidas en 4 importantísimos pasos:

1. La magia de una corazonada. El formulador y su cuaderno de notas, donde recoge la fórmula que imagina para cada principio activo, es el primer paso para crear un producto que después viajará hasta nuestros neceseres, cuidando de nuestra piel y preservando toda la su belleza.

2. Selección de materias primas. Todas ellas evaluadas para asegurarse de cumplir los requisitos de exigencia y seguridad del laboratorio. Se estudia su aroma, su textura, sus posibilidades de asociación con cada principio activo... De nuevo el cuaderno del formulador se llena de información que clarifica aún más el producto final.

3. La importancia de la exactitud. Es el punto clave en la creación de una fórmula. Las materias primas se pesan y dosifican de manera individual, y comienza la aquitectura galénica donde la precisión del ensamblaje de activos es todo un arte. La eficacia, la textura y el aroma final están en juego. Un apasionante y meticuloso proceso que nutre a la fórmula de cuerpo y de alma.

4. Pruebas, pruebas y más pruebas. Necesarias e imprescindibles para asegurar un rigor, una seguridad y un savoir-faire impecable. Los test sensoriales para comprobar su delicadeza son esenciales, su comportamiento al entrar en contacto con la piel determinará si el formulador ha de empezar de cero o si ha dado con la fórmula de belleza perfecta.

Galenic 5

Así es como los Laboratorios Galénic trabajan sus fórmulas, rindiendo homenaje a sus raíces, fieles a su amplia herencia farmacéutica y expertos, a los largo de décadas, en dermocosmética. Su último lanzamiento de cuidado facial es toda una declaración de principios.

De Galeno a nuestros días, la última creación de Galénic

Solo desde el conocimiento absoluto de los procesos y de las materias primas se puede crear el ensamblaje perfecto, es así como podemos después disfrutar de tratamientos que, además de aportar ese placer sensorial en la aplicación, cuidan la piel actuando sobre los principales problemas estéticos y aquellas alteraciones cutáneas que queremos minimizar.

Galénic tiene desde hace medio siglo esa filosofía galénica de la que hablamos y de la que toma su nombre. Su última creación nace del legado de la formulación ancestral de belleza unido a los avances en tecnología cosmética, un tratamiento que, según la firma, corrige todos los signos de la edad de manera global.

Galenic Mobile Secrets Formule Exception

Los objetivos de Galénic con Secret d'excellence es alisar arrugas, hidratar, unificar el tono, aportar luminosidad y además reafirmar la piel. Su activo principal proviene de la cima de los glaciares, el alga de las nieves, que sobrevive en condiciones extremas y que está considerado como una potente fuente de juventud para la piel según diversos estudios.

Esta alga, que se ha formulado en una compleja estructura de estrella para lograr adaptarse mejor a la piel, se complementa con ácido hialurónico, que tiene propiedades hidratantes y de relleno de la dermis, vitaminas, que combaten los daños provocados por los radicales libres, iluminan y alisan la piel del rostro, y difuminadores ópticos empolvados, para un efecto mate y aterciopelado.

Mar Saura continúa siendo la musa de Galénic en este último lanzamiento, una mujer que se cuida por dentro y por fuera, que muestra una belleza natural y que encarna, por su elegancia y su discreta forma de seducción, la filosofía de la marca.

Galenic Mar Saura 1

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos