Compartir
Publicidad
Las situaciones a las que te enfrentarás si decides ir estas rebajas a Inditex y cía (verídico)
Marcas

Las situaciones a las que te enfrentarás si decides ir estas rebajas a Inditex y cía (verídico)

Publicidad
Publicidad

Debe de ser que pedimos mucho, que sea bonito, lo tengamos disponible lo más rápido posible y además, sea barato. Está claro que todo, todo, no puede ser y una vez más Inditex y compañía han vuelto a jugárnosla estas rebajas con descuentos de lo más ajustados. ¿Quién en su sano juicio haría cola por una mísera rebaja de cinco euros?, (está bien, muchas)

Si ya lo decía mi abuela, “hija, no le pidas peras al olmo” y cuánta sabiduría habría resumida en una sola frase. Año tras año recibimos las rebajas con largas listas de abrigos, vestidos, bolsos, zapatos y demás artículos que estratégicamente hemos reservado para obtenerlos con suculentos descuentos, el problema viene cuando se dan una de las dos situaciones descritas a continuación:

Oh dios mío, ¡pero si sólo tiene 5 euros de descuento!

Exacto querida, ese preciosísimo bolso tras el que llevas meses perdiendo la cabeza tiene una rebaja ínfima, y tú esperando como una niña ilusionada la noche de los Reyes Magos a que el tío Amancio decida bajar de precio al susodicho.

¿Pero qué broma es esta?, ¿nueva colección?

Las tenías fichadísimas, te las has probado en innumerables ocasiones incluso en los dos colores disponibles, y desde noviembre cuentas los días para que las botas de tus sueños rebajen su precio hasta una cifra en la que no te duela el bolsillo, el alma o la cuenta corriente durante los próximos meses, (bueno no tanto, que hablamos de Inditex, ¿o quizá sí?), y sin comerlo ni beberlo te encuentras con tus amadas botas colocadas en la zona de nueva colección de la tienda. Ese mismo, el famoso rinconcito ordenado.

Tú que te has despertado prontísimo y has salido corriendo de casa para llegar a la tienda Zara más cercana (también válido con las compras online y sus eternas caídas de servidor) y de repente te encuentras con esto. Menudo chasco.

Sin embargo, cualquiera de estas dos situaciones previas suele finalizar con un...

¡Me-lo-llevo!

Bueno venga vale, superado el trance vivido al encontrarte de frente a la dura realidad expuesta por los dos escenarios anteriores, decides muy a tu pesar (y al de tu economía), llevarte a casa esa monada que te ha robado el corazón.

Resignada pero feliz, finalmente optas por hacerte con tu ansiado y preciadísimo trofeo, “por si acaso se agota” o “por si no llega a las segundas rebajas”, ya sabemos que quedarte sin él no es una opción contemplada por ti después de tantos días de sufrimiento por no tenerlo en tu poder. Es comprensible. Pero, ¿qué ven mis ojos?, ¿de veras tengo que perder una hora de mi valiosísimo tiempo (aquí hay parte de razón) en hacer semejante cola para pagar?

No interminable cola, no party

Queue Featured

Estás en tu derecho de patalear, gritar, revolverte, gruñir y blasfemar contra todo lo blasfemable, pero es la cruda realidad, bienvenida a Inditex (y compañía) y a sus primeros días de rebajas. Yo por si acaso iba desempolvando la tienda de campaña y el saco de dormir, no vaya ser que tengas que hacer noche, porque tú y yo sabemos que la haría(mo)s.

En Trendencias | Así eres tú, así son tus rebajas

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos