Maria Carla Boscono

Si seguís a Rihanna en Instagram o Twitter, o si simplemente seguís un poco lo que pasa en el mundo de la moda os habréis enterado de que hace unos días, Instagram le cerró la cuenta a la cantante por subir unas imágenes de su editorial para Vogue Brasil que para la red social eras “contenido erótico”. Una práctica que en los últimos días se ha cobrado más victimas en el mundo de la moda. A veces, en el terreno de la moda, nos olvidamos que algo tan habitual sobre la pasarela como enseñar un pecho o un desnudo en un editorial de cualquier revista del sector no es algo a lo que el resto del mundo esté tan acostumbrado. Estamos tan absortos mirando las prendas o la composición de la fotografía que el desnudo pasa a un segundo plano. O por lo menos a mí me pasa. Si buceas por las páginas de Vogue Paris, por poner un ejemplo bastante claro de lo que hablo, encontrarás en muchas ocasiones a modelos como Gisele Bundchen, Anja Rubik o Daria Werbowy posando desnudas ante la cámara como otra forma de expresión artística. Unos desnudos que para nosotros son eso, arte, pero que si los miramos a través de los ojos de las políticas de Instagram, se encuentran entre esas fotografías que la red social prohíbe subir en sus términos legales: "No se podrá publicar imágenes con (...) desnudos, desnudos parciales, (...) ni fotografías sexualmente sugerentes»." Pero como digo, no todos están acostumbrados a estas cosas y es por eso que la cruzada de Instagram que estamos viendo contra el mundo de la moda, nos pilla un poco por sorpresa. El de Rihanna no es el único caso, ni mucho menos. Cuando Kendall Jenner se estrenó sobre la pasarela en el desfile de Marc Jacobs lo hizo con un look de pantalones capri y top transparente. Un look subido a la red social por muchos con la única intención de comentar el estreno de una de las pequeñas del clan Kardashian en la Semana de la Moda de Nueva York. Una de esas personas fue Kim Kardashian y la foto de su hermana fue censurada por Instagram por considerarla “contenido sexual explícito”. Estas prácticas se han ido repitiendo durante los últimos días, y muchas personalidades de la moda han ido recibiendo avisos por parte del personal de Instagram para que quitasen las fotos que ellos consideraban que era contenido inapropiado. Una de esas personas ha sido la modelo Maria Carla Boscono, una de las musas del diseñador Riccardo Tisci, que colgaba hace unas horas en su cuenta de Instagram este aviso de la red social con un pie de foto que rezaba: "COME ON GUYS ......": Esta red social es una de las formas más potentes para el mundo de la moda de promocionarse, al fin y al cabo, la moda es imagen. Burberry, Michael Kors, Óscar de la Renta.. son muchas las firmas que han apostado por la aplicación, bien sea como pioneras a la hora de publicitarse en la red, o para presentar nuevos proyectos. Va a ser interesante ver cómo se resuelve este conflicto “Industria de la moda vs Instagram”. Más noticias de moda en Trendencias * Trendencias Noticias: Desigual, Primark, Forever 21, Michael Kors y más novedades * ¿Es Rita Ora la nueva imagen de Roberto Cavalli? El tiempo lo dirá... * Rodolfo Paglialunga, nuevo director creativo de Jil Sander

¡Vótalo!

Editores 0

Comunidad 0

Actividad de la comunidad