Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

El planchado: los trucos

El planchado: los trucos
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
\"lateral-slogan-aeg2.png\"

Y después de saber cómo lavar la ropa de la forma más correcta posible y de que ésta se nos haya secado, toca completar el proceso con el planchado. Y es que en el Espacio Protex, no queremos terminar nuestro conjunto de consejos, sin estar al último paso antes de poder lucir nuestras prendas favoritas en cualquiera de las ocasiones que se nos planteen. Por ello, de nuevo, he aquí una serie de pautas que os serán muy útiles para tener todos vuestros modelos impecables.

Preparándonos para el planchado

planchar

Primero, como es obvio, necesitaremos una plancha y una tabla adecuada a nuestra altura para que esta tarea se haga más cómoda y no tengamos, al final, dolores de espalda. Llenaremos de agua la plancha, la enchufamos y la dejamos calentar. La temperatura la tendremos que regular de acuerdo con cada prenda, ya que las prendas de algodón aguantarán bien temperaturas altas, pero para otras más delicadas, deberemos usar el regulador tendiendo al mínimo.

Por todo ello, lo primero que tenemos que tener en cuenta, como siempre, es la etiqueta de nuestra prenda, sonde se nos indicará si se puede o no planchar y la temperatura más adecuada o cualquier otra indicación para una conservación propicia.

planchar

De esta manera, si estamos ante alguno de los tejidos delicados de los que hemos hablado como la seda, la plancha tendrá que estar muy suave, incluso a veces, puede ser conveniente utilizar un trapo que se pone encima de la prenda en cuestión ya estirada, planchando por encima de éste para evitar que tome demasiado calor y se pueda estropear. Para la lana, por otra parte, con una sola pasada rápida a temperatura media, será suficiente.

Si por otra parte si estamos ante tejidos más resistentes como la tela vaquera de los pantalones (los cuales plancharemos del revés), o el algodón, la temperatura puede ser hasta la máxima con la que cuente nuestra plancha. Eso sí, para facilitarnos más si cabe la tarea, si ya nos hemos encargado de lavar estas prendas, previamente, en un programa especial de tejidos gruesos,, el eliminar arrugas será mucho más sencillo.

El vapor y el agua, los grandes aliados del planchado

planchar

Hay telas como el lino que se recomienda planchar un poco húmedo porque pueden ser un poco "desagradecidas" a la hora de dejarlas impecables, por ello, una cosa que nos puede ayudar mucho y que siempre tendremos en cuenta es que a la hora de lavarlos lo haremos en esos programas que tienen las lavadoras anti-arrugas, que son los que nos facilitan enormemente la tarea del planchado y evita la creación de arrugas, así no se nos resistirá tanto.

En otro tipo de tejidos el planchado lo haremos más fácil haciendo uso del vapor de la plancha o del agua pulverizada. Estos nos ayudarán a que el tejido sea más maleable y que las arrugas se eliminen mejor. Por ejemplo, yo lo uso mucho para planchas las camisas, siempre es más fácil pulverizar un poco de agua por encima de la zona para que sea mucho más sencillo.

En el mercado, bien es cierto, que existen productos específicamente destinados a hacer más fácil la hora de la plancha, pero con el agua o el vapor de vuestra plancha, os aseguro que es más que suficiente.

Comenzamos a planchar, ¡sin miedo!

planchar

Pues comencemos. Muchas de las prendas como los vaqueros y pantalones en general, excepto a los que haya que hacer la raya al medio, los plancharemos del revés. Para evitar que nos salgan brillos en la ropa o marcas, también plancharemos del revés o con un paño encima, como os he comentado antes para la seda.

Luego sólo habrá que comenzar, primero las zonas más grandes, por decirlo de alguna manera, y luego las esquinas y detalles.

planchar

Quizá la gran encrucijada la encontraremos a la hora de planchar la famosa camisa. No desesperemos que es más sencillo de lo que parece. Yo empiezo siempre por los cuellos y los puños, estos por el revés también. A continuación las mangas, la parte de los hombros, la espalda y por último la parte delantera. Sencillísimo.

Con lo que sí hay que tener cuidado es con no dejar la plancha encima de la prenda durante mucho tiempo porque podemos quemarla. Además, si por ejemplo tenéis camisetas con dibujos serigrafiados, tened en cuenta que el calor de la plancha lo puede estropear, por lo que o plancháis del revés o con un paño encima, no sería la primera vez que se me "difumina" un dibujo por no tener especial cuidado.

Y por último, no os olvidéis nunca de desenchufar la plancha una vez que no la uséis más, que pueden ser peligrosas.

Como siempre, una vez más, vemos que un buen planchado no tiene porqué ser difícil, hay que tener paciencia y ser minuciosos, pero merece la pena para lucir una ropa perfecta, ¿verdad?

En Espacio Protex | Las prendas más delicadas del mundo: cómo cuidarlas En Espacio Protex | Cuidados según tejidos II Las fibras naturales

Publicidad

También te puede gustar

Ver más artículos