Sigue a

Alvarno

Tras la primera parte de la entrevista de ayer a Alvarno queda por conocer su relación con el mercado internacional en países como Kuwait o Dubái, cómo es el perfil de clienta que tiene la firma en España, su relación con el mundo del cine y la manera de afrontar sus desfiles y su negación absoluta a desfilar en IFEMA dentro de la pasarela oficial de la Mercedes-Benz Fashion Week Madrid. Un breve resumen de todo lo que hablamos con los diseñadores Arnaud Maillard y Álvaro Castejón, responsables de la firma española.

¿Veremos algún día, a corto o a largo, a Alvarno con tienda?

Arnaud: En España no.

Álvaro: El medio plazo está muy difícil aquí.

Ar: El tema de París puede cambiar muchas cosas. Quizá a medio plazo Alvarno va a tener una oficina en París. Esa es la idea. Dentro de dos años. Antes que tener una tienda, tener una sede en París con un mini taller, prensa, comercial y showroom.

¿Habéis pensado en apostar por una tienda online?

Àl: Una tienda online sí es más factible que venga antes. De todas maneras ya hemos tenido clientes internacionales que lo venden online, páginas webs de lujo.

¿Y entrar en una web estilo Net-a-porter?

Ál: Eso es un cliente más que te compra en ferias internacionales.

¿Es difícil entrar ahí?

Ar: En Net-a-Porter sí. Es difícil porque ellos se fijan en todas las marcas del mundo pero al final si tú no estás en París con tu showroom es otro tema. Pero con el proyecto de colaboración con la marca en Francia se van a fijar más en Alvarno.

Alvarno

Nos centramos en vuestro espacio, ¿cómo llega el cliente a vuestras manos?

Ál: Aquí llega por la página web, por la prensa, ven una aparición y llaman. Quedamos con citas. Generalmente la primera cita no la hacemos nosotros. Hay tres tipos de clientas: la que viene a hacerse una chaqueta, un abrigo, un traje o un vestido porque tiene un acto o algo específico. Unas segundas que eligen las prendas del desfile. Y luego está el tema de novias, madrinas y relacionados. Es otro mercado.

Ar: Hay muchas personas que vienen, han visto el desfile y nos dicen que quieren el mismo vestido. Nosotros personalizamos esa elección, si quieren otro color, largo… Cada persona sale de aquí con su pieza. Quizá es el mismo vestido pero con otro color. Es una personalización única. Esto lo podemos hacer así en España de momento.

Con la gente de Kuwait o Dubái es imposible. Hemos hecho unos vestidos con un montón de flores, de bordado y de encaje solo para el último desfile. En el taller era en plan: va a salir a un precio… Y al final son los vestidos más vendidos en Kuwait. Allí no miran el precio. Es distinto. Solo el hecho de tener un vestido distinto ya les hace comprarlo.

¿Cómo es el tipo de público que tenéis en Kuwait?

Ar: Es un público diferente. No son las madres, son las hijas de estas madres riquísimas. Las hijas no quieren ir de Chanel, de Gucci o de Lanvin. Si van a una fiesta van a encontrar a una amiga con el mismo vestido. Entonces están buscando las nuevas marcas. La persona que ha comprado la colección de Alvarno y ha pedido exclusividad para Kuwait está feliz. Ha pedido solo los vestidos más caros de la colección. En nuestro caso es una sorpresa porque solo lo habíamos hecho para el desfile.

¿Qué tipo de perfil de clienta tenéis en España?

Ar: Hay de todo. Sobre todo viajan mucho.

Ál: Viajan mucho y generalmente conocen muy bien la moda. Todas las marcas. Compran mucho fuera. A nosotros nos vienen a buscar un tipo de prenda muy específica para completar su armario. Son mujeres que llevan una vida muy internacional. Hay muchas. Parece que no pero sí.

La mayoría de ellas son anónimas, otras no, pero la mayor parte son gente que trabaja, que viaja y viene buscar algo para ocasiones especiales. Puede ser de todo. Ahora mismo tenemos una cliente que viene que es una señora abogada. Ella quería un abrigo que tenía el cuello de piel y no lo quería así para su día a día y se le ha hecho un abrigo similar al de la colección pero sin el cuello de piel.

¿Tenéis en mente cuántos clientes os visitan cada mes?

Ar: Es muy difícil de decir. Puedes tener una semana con seis citas con gente que busca un diseño a medida y otras con más o menos. Hace una semana había una persona igual pero que al final tal cita se ha convertido para tres personas. Algunas veces una persona viene con una amiga y luego ella se va con tres o cuatro prendas y la persona que quería comprar se va sin nada.

¿Cuánto puede ser el presupuesto de una clienta que quiera vestir de Alvarno?

Ál: En el prêt-à-porter hay vestidos desde 670 ó 700 euros hasta 5.000 euros si quieres porque son vestidos bordados y muy elaborados. A medida depende de las calidades, de si quiere un cierto tipo de encaje o no, de bordados especiales. Esto varía mucho.

Ar: Y nunca repetimos un vestido de novia.

Ál: Son vestidos sobre bocetos. Son exclusivos. Después de haber tenido la primera reunión que no estamos nosotros presentes y en la que nos pasan todo el feedback de lo que la persona expresa, se le hace su boceto, varias versiones y ya elige.

Muchas firmas buscan en las famosas una mayor proyección, aparecer en los eventos y en las alfombras rojas para que así la marca crezca entre el público. ¿Cómo es en el caso de Alvarno tal relación?

Ar: En este momento estamos mirando vestir a una persona para los Goya pero parece que de momento no puede venir aquí porque tiene que elegir un vestido del showroom de la Academia.

El tema de los famosos en la prensa con una sesión de fotos algunas veces nos dicen que es para tal persona. Nosotros podemos decir sí o no. Luego, famosas que llaman para vestirse de Alvarno sí hay. Famosas que compran unos vestidos para vestir también hay. Pero no entramos en este juego de vestir para vestir. Si tenemos una relación con esta persona la vestimos. Vestir para tener el nombre en la prensa, no. Esto prácticamente nunca.

Hemos conocido a la gente y poco a poco nos dicen: voy a ir a un evento, qué te parece y organizamos una prueba. Sí recibimos llamadas y emails de gente muy famosa que quiere ir a una gala y nosotros a algunas personas les contestamos que sí y otras que no.

Ál: Cuidamos mucho nuestra imagen, hay que seleccionar quién quieres que la lleve. Si alguien viene a comprarse un vestido fenomenal pero si eres tú el que lo presta entonces la imagen que vaya a transmitir debemos estar cercanos a ella y en sintonía.

el cuerpo belén rueda

Para la portada de la película ‘El Cuerpo’ hicisteis un vestido a la medida de Belén Rueda.

Ar: La directora de vestuario nos llamó. Ellos habían elegido a Valentino y a Gucci para esta película. Ella había visto imágenes del desfile del año pasado y nos llamó por uno negro que le encantaba por cómo quedaría en un momento de la película donde ella se da la vuelta y enseña la espalda.

A nosotros nos encantaba Belén Rueda y hemos hablado de muchas cosas con la directora de vestuario, no solo de moda, desde casas a fantasmas. Fue un feeling muy bueno. Fue: “Si a Belén le apetece entonces por nosotros OK”. Hicimos las pruebas con Belén y luego sin noticias.

En septiembre llamamos, por si podían enviarnos aunque fuese una foto para tener un recuerdo. Y ellos: “sí, sí, no os preocupéis, voy a buscarla”. Septiembre, octubre, noviembre… a principios de diciembre volvemos de París por la noche, en el taxi por la calle Serrano y yo estaba mirando un cartel como ¡qué vestido! Luego veo: “El Cuerpo” con Belén Rueda. ¡Ah! Ya entiendo por qué no querían mandar la foto. Porque lo han elegido para hacer el cartel de la película. Fue una megasorpresa.

¿En un futuro os planteáis nuevas colaboraciones con el mundo del cine?

Ál: Si en principio es interesante y te aporta, claro, por qué no.

Ar: Si compartes la misma visión, si además la persona, el actor o la actriz tiene feeling con nosotros, sí.

¿Cómo veis los medios de comunicación españoles que tratan la moda?

Ar: Nosotros tenemos mucha suerte porque la prensa nos apoya desde el principio. También hay medios que no nos apoyan, no vienen al desfile y no nos invitan a sus premios ni a sus fiestas, desde el principio también. Nosotros les mandamos la invitación a nuestro desfile. Si tienen la educación de contestar, muy bien. Si no tienen la educación de contestar no pasa nada, seguimos invitándoles. Porque si hacemos un desfile es para la prensa. Si la gente no quiere venir a tu desfile porque es un sábado o es tarde eso es otro tema. Cada uno tiene su filosofía de trabajo y mentalidad. Poco a poco quitamos a gente porque hay otras personas interesadas. En general, la respuesta es muy positiva.

El hecho de que busquéis hacer cosas nuevas a la hora de presentar la colección, fuera de IFEMA, con un contexto muy cuidado, unos diseños de calidad y una selección de invitados bien hecha también genera esta opinión positiva. Las personas que van a veros es porque les apetece ir al desfile no porque es lo que toca.

Ál: Bueno, no nos hemos salido porque nunca hemos estado. Siempre a nuestra manera de presentar el continente igual que el contenido porque el desfile es una vez y entonces tienes que adornar tu concepto con tu puesta en escena.

Ar: Además, si después de un año con la marca te invitan a entrar en la asociación de los diseñadores españoles, te llaman, fuimos a hablar con ellos y luego más tarde votan que no. Es la única marca española que no está en ACME.

Alvarno

¿Votaron que no los diseñadores dentro de ACME?

Ál: Sí, los propios diseñadores.

Ar: Luego ves a la gente cada mes o cada tres meses y te dicen: “a la próxima vez vais a entrar segurísimo”. Pero es que yo no quiero entrar. Déjame en paz. Yo sigo con mi empresa, mantenemos este ambiente, te gustará o no, no pasa nada. No somos amigos, ni nunca vamos a serlo.

Entonces para qué me llamas durante dos meses de movidas y luego te mandan un email de que faltaba un voto. Y yo le contesté: no, eso quiere decir que más uno de la mitad ha votado que no. Es distinto, para decirlo positivamente. Después de esto si no lo entienden ya es otro tema.

Ál: Hoy hablábamos con Laura [Ponte, con quien colaboran en Lubi Lab] y su mensaje era muy positivo. En este tiempo lo que hay que hacer es unirse, colaborar unos con otros y apoyarse. Sin embargo, lo que llega de estas asociaciones en España es siempre negativo y oscuro.

Ar: Pero se pueden cambiar las cosas si la gente habla poco a poco.

Ál: Claro, nosotros te contamos esto porque es lo que nos ha pasado. No tenemos ningún de reparo. Nos llevamos una gran decepción.

Ar: Ah, yo no.

Ál: Estamos en el calendario de IFEMA y no tenemos ningún tipo de apoyo, ni de la prensa que ellos puedan traer u ofrecer, ni casting, ni maquillaje, peluquería… Todo eso que los otros tienen “gratis”, porque pagas una cuota, no sé si son 5.000 euros por desfilar, pero claro una cosa es el montaje, el sitio pero todo lo demás… Y sin embargo estás en su calendario oficial.

Vosotros os habéis esforzado por dar un paso adelante, probar a hacer las cosas de forma distinta y que os saliesen bien. Seguro que detrás de vosotros vendrán otros casos en los próximos tiempos.

Ar: Sí pero yo no entiendo cómo algunos diseñadores desfilan fuera, en OFF y entran a Cibeles. Eso me gustaría saber por qué. ¿Porque no cuesta “nada” el desfile? No puedes tener un discurso durante seis meses en apoyo a la plataforma OFF que es lo más y seis meses después desfilas dentro de IFEMA diciendo que es lo más. Tú tienes una dirección, no dos a la vez porque al final tú estás escuchándolo y te sorprende: ¿todo blanco y luego todo negro? Eso no tiene sentido.

Mañana yo no voy a desfilar a IFEMA, ni mañana ni dentro de 10 años. Así te lo digo. Hay que pagarnos una fortuna si tenemos que desfilar en IFEMA.

Es curioso porque en ningún momento IFEMA es el Real Madrid. Que si tu juegas en el Móstoles y mañana te viene el Real Madrid a ficharte y vas corriendo encantando.

Ál: Ya, pero se han hecho como si fuese el monopolio de la moda española. Y no es tal.

Pero no se han hecho con el monopolio de los clientes.

Ál: Ah, no, en absoluto. Y lo malo es que con la prensa tampoco.

Ar: Pero de la prensa internacional ¿quién viene? ¿Cibeles está en la web Style? No, ¿por qué? ¿Por qué la semana de la moda de Estambul, de Río de Janeiro de Sao Paulo tienen más repercusión que la de Madrid? Y estamos hablando de países nuevos en este sentido pero saben organizarlo muy bien. Además, en Estambul traen a toda la gente: desde Carine Roitfeld a todo el equipo de Vogue. ¿Por qué no vienen a Madrid? ¿Por qué es una ciudad fea, hace mal tiempo? No. Es una ciudad perfecta, tanto por su tiempo, por sus museos, por su noche… Yo no entiendo por qué este país no consigue tener más fama a nivel de moda.

Ál: Creo que habrá gente a la que le importe tan poco que le da igual que gente que lleva 30 ó 40 años siga en puestos así. Sino no lo entiendo.

Ar: Si tienes una visión sí puedes estar en un puesto como ese. Una persona muy profesional que lleva con una responsabilidad así durante tanto tiempo, con una visión futurista, que pueda traer a gente de nivel, sí, pero aquí tienen un puesto como si fuese en una oficina de la Seguridad Social.

Ál: Hay talentos jóvenes que están saliendo con fuerza y a mí me preocuparía que cojan una mala guía para seguir. Que por el hecho de que se les ponga una plataforma casi gratuita pasen por el aro. Es lo que me da pena. Gente que tiene mucha fuerza y talento. Me daría pena que cogiesen malos patrones de vida, de trayectoria profesional.

Ar: En París si quieres desfilar tú pagas tu lugar, tu casting, tu luz, tu sonido, tu todo. Si quieres desfilar durante la semana de la moda te ponen en el calendario. ¿Por qué aquí no ponen a la gente en el calendario oficial? ¿Porque molesta a los horarios de IFEMA? Esto yo no lo entiendo. Aquí te dicen: si desfilas a esta hora te quitamos.

Alvarno Vaillo Irigaray + Alvarno Primavera-Verano 2013.

¿Si desfilas a las 12:00 te pueden quitar?

Ar: Sí, sí.

Ál: Hombre, si coincide con uno de sus desfiles de dentro, sí. Como que si no estás no existe. Es una tontería. Yo voy a hacerlo me pongas o no me pongas.

Y luego te encuentras con no solo el proyecto de Caramelo, que ya ha salido a la luz, sino que hay otro proyecto internacional que justamente nos han llamado y han venido a buscarnos porque estábamos haciendo las cosas de otra manera.

A la larga esto nos beneficia. Es muy duro y ha sido muy duro, sí. Hay veces que hemos estado los seis meses siguientes a un desfile trabajando para pagar esas facturas pero es así. Los principios son duros. Poco a poco. Pero si van saliendo cosas interesantes y de este tipo tan bien. Hay gente que lleva 20 años desfilando y ¿dónde está?

Ar: Además, después de nuestro desfile siempre hay unas copas. Invitamos a todos nuestros invitados. No hay un pase especial: diciendo tú entras y tú no. Para eso mejor no hacer nada. Eso es lo más cutre. En la Residencia de Francia teníamos más de 500 invitados y todos se quedaron con cócteles y catering. Te cuesta, claro. Pero si decides, decides bien. Si no, mejor no hacer nada.

Si hubiese la posibilidad de que os invitasen a desfilar en París, Milán, Nueva York o Londres, ¿iríais como Alvarno?

Ar: Vamos.

Ál: Sí, claro.

Ar: Milán no, porque es muy italiano y es otro ambiente. París sí, Nueva York también, o Londres. Pero es mejor consolidar una marca en su país, con una base de un buen equipo funcionando. Si en un futuro, para dar este salto, debería de haber un equipo en España que pudiese gestionar todo y nosotros estuviésemos más libres de algunas funciones. Cuando logremos eso sí nos iremos. A mí no me apetece volver a vivir a París, a Álvaro más, pero tener la oficina y estar tres o cuatro días en París y tres o cuatro días en Madrid, sí, por qué no. Ahora lo estamos viviendo.

Por último, habéis hablado durante toda la entrevista de esa colaboración secreta con una firma internacional francesa de gran prestigio. ¿Nos podéis adelantar algún detalle sobre ello?

Ar: No podemos por el momento por el contrato. En cuanto esté comunicado oficialmente os lo haremos saber. Lo hemos hecho con mucha paciencia. Tuvimos esta noticia en 2012 y en un principio no sabíamos qué decir de la sorpresa. En ese momento era para apoyar a la marca y dijimos que no. Si queréis trabajar con nosotros nosotros tenemos que colaborar con la dirección artística. Ha sido muy duro decir eso pero un mes después nos llamaron y nos dieron el OK.

En Trendencias | Entrevista a Alvarno: “La marca es rentable, esto ya es un triunfo”
En Trendencias | Los zapatos de Manolo Blahnik se subirán a la pasarela española por primera vez gracias a Alvarno

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

5 comentarios