Síguenos

1


El mundo de la moda en España vive dos realidades paralelas. Por un lado están las grandes cadenas textiles low cost que basan gran parte de su éxito (las que no deben varias nóminas a sus empleados como parece ser el caso de Blanco) en copiar las propuestas más interesantes que ven en las pasarelas de todo el mundo y marcas de tipo medio con diseños comerciales y por otro están los que creen formar parte de una élite que desfila en la Mercedes-Benz Fashion Week Madrid, también conocida como Merchi por los enemigos íntimos, en los que en la mayoría de los casos el tejido industrial brilla por su ausencia, así como la presencia en tiendas o la repercusión más allá de la semana de los desfiles no pasa de alguna colaboración con marcas que poco tienen que ver con la moda.

Pero si de algo podemos estar casi seguros es que ninguna de las empresas que encajan en la primera categoría pondrán a sus diseñadores a repasar los desfiles de los segundos para copiar tendencias, patrones o diseños ya que en un porcentaje demasiado alto algunos de estos desfiles beben de las mismas fuentes que los de las marcas low cost, y que son los desfiles de las grandes marcas como Dior, Balenciaga o Prada.

Y para ejemplo un botón. El look de Hannibal Laguna que está al comienzo del post tiene un parecido demasiado sospechoso al Dior de Raf Simons que llevó Maribel Verdú la noche de los Goya y con el que subió a recoger el premio que le concedieron esa noche, dándole una mayor notoriedad a un diseño que podría pasar desapercibido a unos ojos menos acostumbrados a estudiarse todos los desfiles del calendario, como han pasado con varias salidas que se parecen sospechosamente a varios vestidos de Valentino, color rojo incluido.
2
Se ha visto punto de rayas de colores en Francis Montesinos con un parecido sospechoso a Missoni o el estampado en madera de Moisés Nieto que ya vimos en Rodarte y Celine en 2011.

En esta edición no se ha llegado al escándalo desatado por los complementos que Ana Locking por su sospechoso parecido con los de Andrés Gallardo, algo que esperamos jamás vuelva a ocurrir, pero es inevitable sentir que Matrix ha fallado al tener un continuo dejá-vu en algunos desfiles.

Uno de los pilares básicos de la moda es la creatividad, la necesidad de crear tendencias que a su vez generen necesidades de compra. Y además de todos los problemas conocidos de la moda española, que no por estar perfectamente diagnosticados consiguen corregirse, este es otro del que no consiguen salir en la mayoría de los casos. Muy pocos tienen una identidad propia única y definida, algo que debería ser un punto de partida y no un objetivo al que llegar con el tiempo.

Fotos | GTRES

En Trendencias | MFSHOW, la pasarela alternativa de Madrid
En Trendencias | Todo lo que siempre quisiste saber sobre la MBFWM y nunca te atreviste a preguntar

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

10 comentarios